¿Cómo manejar el estrés?

Una de las mayores causas de dolores musculares, principalmente de espalda y cuello, provienen del estrés. Estamos sumidos en una rutina cotidiana en la que el trabajo, la familia y nuestro entorno nos adentra en una carga que puede llegar a afectarnos. Y una de las principales consecuencias es la cargación muscular y el cansancio en nuestras articulaciones. Un buen masaje ayuda a aliviar estos síntomas pero está en nosotros el saber gestionar correctamente el estrés para que tengamos una vida más saludable. ¿Cómo?

¿Cómo gestionar el tiempo y el estrés?

1) El exceso de trabajo, el entregar las tareas a tiempo y algún recelo con el jefe o compañero de trabajo es uno de los motivos más extendidos por los que sufrimos estrés. Por ello, aprovecha al máximo las horas libres para practicar las actividades que más te gusten (leer, pasear, fotografiar,…) y, practica siempre algún deporte o actividad física que oxigene nuestro cuerpo. Tampoco descuides tu alimentación, es fundamental tener unos hábitos alimenticios saludables y con unas horas fijas.

2) La contaminación ambiental, el ruido, el tráfico de la ciudad condiciona nuestro estado de ánimo. Sal de la ciudad, pasa un día fuera de ella y busca un entorno limpio y silencioso en el que desconectar.

3) Las personas perfeccionistas tienden a sufrir mayores niveles de estrés. No te establezcas metas que sabes desde un principio que serás incapaz de cumplirlas. Sé realista y tolerante contigo mismo, no te cargues con exceso de trabajo.

4) Los episodios tristes o con gran carga emocional en nuestra vida nos afectan profundamente, un problema sentimental o la pérdida de un ser querido nos preocupa, entristece y afecta a nuestro trabajo y la relación con los demás, por ello, si no eres capaz de superarlo por sí mismo pide ayuda. Hablarlo con un amigo, un familiar o un profesional te hará sentir mejor y superarlo cuanto antes.

Y, sobre todo, la regla de oro: vive el presente sin preocuparte en demasía el futuro, invierte tiempo de calidad en tu vida.

Deja tu comentario