La evolución del masaje desde la Antigüedad hasta nuestros días

La historia del masaje ha evolucionado a la par que lo ha hecho el propio ser humano. ¿Quién no se ha masajeado una pierna o un brazo ante un tirón muscular? Por acto reflejo los humanos tendemos a aferrarnos a la parte de nuestro cuerpo que nos duele y, es por ello, que desde hace muchos años la técnica del masaje se ha ido estudiando como una ciencia más, hasta ir avanzando hacia la formación del masajista como profesional.

Durante años multitud de estudiosos, científicos y médicos se han interesado por la investigación del masaje y sus técnicas. Desde la Antigüedad hasta nuestros días hemos descubierto las múltiples ventajas que ofrece el masaje para la salud y el tratamiento de enfermedades tanto a nivel preventivo como terapéutico. De hecho, podríamos afirmar que el masaje es una de las técnicas estéticas más importantes, eficaces y versátiles actualmente. Desde China a Egipto, pasando por la India y sin olvidar la época griega y romana, la técnica del masaje ha formado parte del interés de científicos y médicos.

El masaje en diferentes épocas y paises

Historia del Masaje en la Antigüedad ChinaEn Egipto se ha descubierto en papiros y grabados que los masajes formaban parte de la vida cotidiana de los faraones. Por ejemplo, el papiro de “Smith”, con una antigüedad de unos 4.000 años, muestra cómo en aquella época existían profesionales especializados en fracturas y afecciones óseas que utilizaban el masaje como método para el tratamiento de los enfermos.

En China, el libro Nei Ching, considerado como una referencia en el fundamento médico tradicional y escrito en el 1000 a.C., ya se refleja el masaje como una técnica eficaz para tratar diversas dolencias. “Las tres formas típicas de curación son: la acupuntura, la moxa y el masaje”, se cita en los escritos tradicionales. Por aquella época había cuatro profesionales que socialmente eran consideramos como capacitados para manejar la medicina: los médicos, los acupuntores, los masajistas y los exorcistas.

La India es otro los países que desarrollaron hacia el 1800 a.C. la medicina. Fue en esa época cuando se publicó el primer libro médico conocido en el país oriental: el AyurVeda. En él se hace referencia al masaje y se introducen términos como el de fricción y frotación para mantener un cuerpo saludable. Cabe destacar que en 1940 Gandhi practicaba el masaje para el tratamiento de diversas patologías, como la lepra. Incluso en la cultura hindú aparecen las primeras referencias a las zonas reflejas que tenemos en el cuerpo humano, lo que hace pensar que ya conocían y practicaban la reflexología podal (estimulación de los puntos de reflejo en los pies para obtener un efecto benéfico en otra parte del cuerpo).

Gandhi practica el masaje a un enfermo de Lepra en la India en 1940

Historia del Masaje: el Imperio Árabe

Fue en la antigua Mesopotamia donde se introdujo el uso de una amplia variedad de ungüentos en los masajes. Debido a su amplio mestizaje, ya que en Arabia se localizaron entre el 3.500 a.C. y 539 a.C. las culturas sumeria, asiria y babilónica. La coexistencia de tan diversas culturas propició el aumento de los conocimientos tanto técnicos como a nivel cultural, llegando a influir a pueblos de otras zonas europeas y asiáticas e influyéndonos en los conocimientos que tenemos hoy en día. Por ejemplo, de la civilización sumeria, que es considerada la más antigua del mundo, fue una de las precursoras del lenguaje pictórico junto al antiguo Egipto.

Historia del Masaje: Imperio ÁrabeEn cuanto a medicina, una tablilla encontrada en Nippur es considerada para muchos el primer manual de medicina del mundo. En ella se recogen fórmulas químicas y mágicas para el tratamiento de diversas dolencias. Incluso, usaba un lenguaje tan excesivamente técnico que para traducirse se requirió la ayuda de químicos. Para la famrmacia usaban vegetales, animales y minerales. Salitre, leche, piel de cobra, frutas o vino eran combinados de diferentes formas para obtener diferentes cremas para el tratamiento de las enfermedades. De hecho, consideraban que la enfermedad era una consecuencia del aprisionamiento y la presencia de un demonio dentro del cuerpo.

En esta época encontramos a Avicena Abu Alí Al-Hussayn Ibn Siná (979 – 1037 d.C.), que fue el médico más importante del Imperio Árabe. Es el autor del libro Canon de  la Medicina, en el que recoge la técnica del masaje como método para conseguir diferentes efectos. Además, también habla de sustancias nocivas que se acumulan en los músculos después del ejercicio y cómo pueden ser eliminadas a través del masaje para eliminar el cansancio.

Historia del Masaje: Antigua China

Podemos encontrar referencias al mundo del masaje, en los escritos de la China milenaria, escritos que además se han mantenido vigentes muchos de ellos hasta nuestros días.

En el pasado, el masaje se ha utilizado fundamentalmente de dos formas que aunque diferentes en su origen mantienen objetivos comunes:

  • De modo instintivo: tras recibir un golpe o sufrir una contusión, frotando sobre la zona afectada, y notando un considerable alivio del dolor.
  • De forma terapéutica: persiguiendo paliar o curar dolores o lesiones.

En el año 2.698 a.C., en la China, los monjes exponen en el libro del Kong Fou sus concepciones relativas a la higiene del cuerpo: el masaje figura, aquí, en un buen lugar, asociado a los ejercicios físicos. Las ilustraciones señalan la importancia dada al pie en el desencadenamiento de los reflejos neurovegetativos.

Historia del Masaje: la Grecia Clásica

China, India y Egipto pueden considerarse los países precursores de esta técnica terapéutica y estética desde sus inicios, pero la verdad es que en la época de la Antigüedad Clásica, con Grecia y el Imperio Romano a la cabeza es donde podemos poner cara a los primeros estudiosos en esta rama.

Hipócrates ya practicaba el Masaje en la Grecia AntiguaDurante la época de la antigua Grecia es de sobra conocido que se mantenía una considerable preocupación por la belleza y la estética. El ejercicio físico jugaba un papel principal para mantenerse en forma y mostrar los cuerpos esculturales. No debemos olvidar que fueron ellos quienes comenzaron la práctica de los Juegos Olímpicos. Es por ello que prácticamente todas las clases sociales practicaban el masaje de una u otra forma: desde los gladiadores después de sus combates hasta los atletas para la preparación y el mantenimiento saludable de sus cuerpos. Sin dejar atrás el recibir un masaje como un servicio de lujo para las clases más pudientes, acompañado siempre de un baño. Los gimnasios griegos contaban con un almacén de aceite para que los aliptae se encargaran de ungir los cuerpos de los atletas tanto antes como después de un esfuerzo físico. Durante la untura ya se daban también masajes.

Autores como Heródico (500 a.C.) ya prescribía a sus pacientes ejercicio y masaje como método terapéutico e Hipócrates (450 a.C.) -en la imagen de la izquierda- recogió las ventajas y las contraindicaciones del masaje en Sobre las articulaciones, donde da consejos sobre cómo debían realizarse las frotaciones, fricciones y otros movimientos. Según dejó escrito, «un buen terapeuta tiene que dominar la técnica de las fricciones musculares». Razón no le faltaba, de ahí que actualmente se haya convertido en una especialización reglada y estudiada.

Historia del Masaje: el Imperio Romano

i en la Antigua Grecia el Masaje formaba parte de los hábitos diarios de prácticamente todas las clases sociales, años después, durante el Imperio Romano, no fue demasiado diferente. De hecho, Roma heredó los conocimientos que dejaron Egipto y Grecia, gracias al legado y conocimientos de quienes estudiaron las ventajas del masaje y lo transmitieron a sus discípulos.

Asclepíades de BitiniaAsclepíades de Bitinia (125-56 a.C.), un médico de origen griego, recomendaba el masaje junto a la dieta, la hidroterapia, el ejercicio, medicamentos naturales y el reposo como técnicas terapéuticas para la prevención y el tratamiento de diferentes dolencias. Durante esta época cobraron especial importancia las termas, un lugar de descanso por excelencia pero muy limitado a las clases pudientes. En ellas, los taclatores eran los encargados de realizar los masajes e indicar los ejercicios de recuperación.

Entre los autores que destacaron en esta época podemos citar a Areteo, uno de los seguidores de Asclepíades que, al igual que su maestro, también recetaba el masaje como terapia física.

También Galeno (199-129 a.C.), que es considerado uno de los médicos más importantes de la historia, al igual que Hipócrates, se trasladó a Roma para ser el médico personal de Marco Aurelio. También se encargó de recopilar en numerosos libros sus investigaciones sobre el ejercicio y el masaje. Fue el responsable de clasificar el masaje en tres modalidades: firme, suave y moderado. Gracias a ello, consiguió nueve formas de masaje combinando dichas categorías, cada una de ellas con sus propias indicaciones.

Historia del Masaje: la Edad Media

La Edad Media supuso un estancamiento a nivel general. De sobra es conocido que no es hasta los últimos siglos (ya en la Alta Edad Media) cuando la sociedad comienza a regenerarse después de varios largos años de decadencia. Las prácticas y técnicas manuales, entre las que se incluye el masaje no fueron menos, y es por ello que pasará una época negativa para la técnica, al igual que cualquier otra terapia medicinal o ciencia.

Francis Bacon y la Historia del Masaje en la Edad Media Cursos de Masajes en ValenciaEn estos años todos los avances conseguidos durante el Imperio Romano y la época Griega quedaron prácticamente olvidados. Durante siglos, el masaje fue considerado demasiado vulgar como para ser catalogado como un remedio terapéutico. Es en esta fecha cuando el Cristianismo conoce su etapa más opresiva socialmente, frenando el avance de numerosas ciencias por considerarlas inadecuadas a la fe. De hecho, el masaje se consideraba pecaminoso por existir un contacto corporal entre personas.

¿Quedó totalmente relegado el masaje? No. Algunas personalidades como el médico Paracelso o el filósofo Francis Bacon de Verulamio (en la imagen de la izquierda) intentaron defender la práctica del masaje como método terapéutico, aunque sin lograr grandes éxitos. Además, algunas zonas eslavas, finesas y suecas sí continuaron con su realización.

Historia del Masaje: el Renacimiento

Girolamo Fabrizi d'Acquapendente y el masaje en el renacimientoTras la decadencia general que supuso la Edad Media, el Renacimiento implicó un resurgimiento en todos los aspectos para la sociedad. Artísticamente se vuelve a los cánones de Roma y Grecia en su mayor esplendor, aparece una nueva concepción del hombre y el mundo que derivó en la teoría antropocentrista y, en el ámbito científico, se produjo una enorme cantidad de avances, entre ellos, en la técnica del masaje.

Las referencias más importantes sobre el masaje las hace Antonio Gazio de Pauda, quien publicó en su “Florida Corona” una recopilación de las recomendaciones que hicieron Hipócrates, Galeno y Avicena en el masaje. Sin embargo, también nos encontramos con otros autores de referencia en esta época como Leonard Fuschs (quien incluyó la técnica del masaje en su texto dedicado al movimiento y al descanso; Ambrosio Paré, que repite la clasificación y las indicaciones del masaje según Galeno; Jerónimo Merculiaris, autor del libro más importante del siglo sobre el ejercicio; Timothy Bright, quien enseñó el masaje a los estudiantes de medicina de Inglaterra y Frabricio de Aquapendente, autor del tratado “De motu locali secundum totum”.

Fabricio de Aquapendente (en la imagen) ocupó la cátedra de cirugía en Padua. Gracias a sus investigaciones y la disección de animales, estudió la formación del feto, la estructura del estómago, el esófago y el intestino, así como las peculiaridades del ojo, el oído y la laringe. Además fue el descubridor de los pliegues membranosos en el interior de las venas. Fue quien devolvió al masaje la importancia como técnica para las patologías articulares.

Historia del Masaje: siglos XVII y XVIII

Los siglos XVII y XVIII marcaron en la Historia del Masaje un fuerte impulso en cuanto a técnicas e investigaciones. Pasada la Edad Media, esta época supuso un empujón al masaje como técnica terapéutica bien considerada entre los expertos de la salud, un punto de unión que enlazaría con el siglo XIX como el más prolífico en cuanto a autores e investigadores en la materia.

Friedrich Hoffman y la Historia del MasajeFriedrich Hoffman (1708) -en la fotografía- se interesó enormemente en el masaje y el ejercicio como prácticas importantes en la terapia física. Abarcó todos los ámbitos y las diferentes te´cnicas para reintroducirlas como medidas eficaces para el tratamiento de los pacientes. De hechó, afirmó que el cuerpo humano era una máquina y, como tal, se encuentra sujeto a las leyes mecánicas. Entre sus múltiples avances médicos, se le atribuye trabajos en pediatría, el sistema nervioso, la fisiología y, además, fue el descubridor de la apendicitis.

Influido por el alemán, también nos encontramos en esta época a Nicolas Andry, que reconoció el efecto del masaje sobre la circulación y sobre el color de la piel. Fue el creador de la definición del término y la disciplina de la Ortopedia, especialmente su prevención desde niños. Introdujo el ejercicio con el sistema locomotor para prevenir el desarrollo de deformidades físicas.

Quellmaiz (1749), también en esta época, es uno de los autores de los primeros libros sobre el masaje que existen. Además, lo recomendaba especialmente como medida terapéutica contra el estreñimiento, al darse cuenta del peristaltismo.

Otro de los principales autores de esta época es Tissot (1780). Quien publicó un libro muy importante en esta época donde especificaba las maniobras del masaje según su utilización terapéutica. Será el encargado de diferenciar las técnicas a la vez que se establece también la dosis, la intensidad y el tiempo de aplicación.

Historia del Masaje: Francia y el s. XIX

El siglo XIX supuso el culmen del masaje en su historia, de hecho, es cuando el término “masaje” aparece gracias al francés. No solamente Francia será quien bautice al masaje sino que también incluirá numerosas categorías en su estudio. Es en este siglo cuando la medicina y la cirugía alcanzan su época de mayor esplendor. Numerosos investigadores, científicos y médicos serán los padres lo que actualmente conocemos como la medicina moderna, los encargados de sentar las bases de nuestros conocimientos actuales. Es la época del auge de los balnearios, las termas y todo lo relacionado con este campo: como la hidroterapia, el masaje y el ejercicio físico.

Pierre Adolphe PiorryEntre los autores de interés nos encontramos con Pierre Adolphe Piorry (en la fotografía) quien investigó la fisiología del masaje y describió las respuestas de la piel, los músculos y las articulaciones después de una sesión de masaje. Charles Londe, el autor de Gymnastique médicala, recogía en dicho libro recomendaciones sobre las fricciones, los masajes y unciones para el tratamiento de enfermedades varias. Lucas Championier, un cirujano francés de finales del XIX, se sirvió de diversos métodos del masaje para el tratamiento de las fracturas y secuelas.

En Inglaterra, John Grosvenor y su discípulo Cleobury enseñaban la técnica del masaje en Oxford y establecieron las indicaciones y contraindicaciones, su forma de aplicación y el tiempo de actuación. Por su parte, Balfour escribió un libro donde los masajes y vendajes adquieren un especial protagonismo, ya que será la prescripción como tratamiento de los trastornos reumáticos y traumáticos.

Bonnet fue uno de los primeros reumatólogos que habla del masaje como tratamiento de enfermedades reumáticas crónicas, recodigas en su obra Tratado de terapias en las enfermedades articulares. Otro de los autores más destacados de esta época será J. Estradere, quien publica en su tesis doctoral la clasificación de las diferentes maniobras del masaje y su relación con los sistemas del organismo. Para muchos, será el autor que marcará el inicio de la era moderna del masaje.

N. Maxinovich Andodrel, médico ruso, afirmaba que el masaje “pone en movimiento los humores del cuerpo, la sangre y la linfa, evita la atrofia orgánica, muscular y las rigideces articulares”, aspectos que, con el paso del tiempo, se han ido afianzando como beneficios claros del masaje. También en Rusia, el profesor de la Academia Médico-Militar de Moscú, Manoseen, añadió en 1876 las asignaturas de gimnasia y masaje dentro del plan de estudios de la Academia. Por último, M. K. Barsok también fundó en Moscú el Instituto de Gimnasia y Masaje.

Nos encontramos así un siglo XIX muy prolífico, en el que los beneficios y aplicaciones del masaje en las personas demuestran sus utilidades para el tratamiento de dolencias derivadas de los huesos y los músculos. Además, será el siglo del establecimiento del masaje como asignatura inherentes a los estudios de medicina.

Si quieres aprender más sobre masaje y técnicas manuales o quieres ser quiromasajista profesional, consulta nuestro programa formativo de cursos de masaje y técnicas manuales.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo podemos ayudarte?