Historia del Masaje: Francia y el s. XIX

El siglo XIX supuso el culmen del masaje en su historia, de hecho, es cuando el término «masaje» aparece gracias al francés. No solamente Francia será quien bautice al masaje sino que también incluirá numerosas categorías en su estudio. Es en este siglo cuando la medicina y la cirugía alcanzan su época de mayor esplendor. Numerosos investigadores, científicos y médicos serán los padres lo que actualmente conocemos como la medicina moderna, los encargados de sentar las bases de nuestros conocimientos actuales. Es la época del auge de los balnearios, las termas y todo lo relacionado con este campo: como la hidroterapia, el masaje y el ejercicio físico.

Pierre Adolphe PiorryEntre los autores de interés nos encontramos con Pierre Adolphe Piorry (en la fotografía) quien investigó la fisiología del masaje y describió las respuestas de la piel, los músculos y las articulaciones después de una sesión de masaje. Charles Londe, el autor de Gymnastique médicala, recogía en dicho libro recomendaciones sobre las fricciones, los masajes y unciones para el tratamiento de enfermedades varias. Lucas Championier, un cirujano francés de finales del XIX, se sirvió de diversos métodos del masaje para el tratamiento de las fracturas y secuelas.

En Inglaterra, John Grosvenor y su discípulo Cleobury enseñaban la técnica del masaje en Oxford y establecieron las indicaciones y contraindicaciones, su forma de aplicación y el tiempo de actuación. Por su parte, Balfour escribió un libro donde los masajes y vendajes adquieren un especial protagonismo, ya que será la prescripción como tratamiento de los trastornos reumáticos y traumáticos.

Bonnet fue uno de los primeros reumatólogos que habla del masaje como tratamiento de enfermedades reumáticas crónicas, recodigas en su obra Tratado de terapias en las enfermedades articulares. Otro de los autores más destacados de esta época será J. Estradere, quien publica en su tesis doctoral la clasificación de las diferentes maniobras del masaje y su relación con los sistemas del organismo. Para muchos, será el autor que marcará el inicio de la era moderna del masaje.

N. Maxinovich Andodrel, médico ruso, afirmaba que el masaje «pone en movimiento los humores del cuerpo, la sangre y la linfa, evita la atrofia orgánica, muscular y las rigideces articulares», aspectos que, con el paso del tiempo, se han ido afianzando como beneficios claros del masaje. También en Rusia, el profesor de la Academia Médico-Militar de Moscú, Manoseen, añadió en 1876 las asignaturas de gimnasia y masaje dentro del plan de estudios de la Academia. Por último, M. K. Barsok también fundó en Moscú el Instituto de Gimnasia y Masaje.

Nos encontramos así un siglo XIX muy prolífico, en el que los beneficios y aplicaciones del masaje en las personas demuestran sus utilidades para el tratamiento de dolencias derivadas de los huesos y los músculos. Además, será el siglo del establecimiento del masaje como asignatura inherentes a los estudios de medicina.

1 Comentario

Join the discussion and tell us your opinion.

Disfrutar de un buen masaje – Dicciomedreply
13 abril, 2015 at 9:51 am

[…] terapias puesto que nos pueden reajustar por completo y lograr una máxima energía y rendimiento. El auge de centros de masajes es evidente puesto que ha crecido la demanda pero está claro que en algunos casos nos encontramos […]

Leave a reply