Parkinson: beneficios del masaje

El Parkinson se define como un desorden degenerativo y progresivo, caracterizado por temblor, rigidez, bradicinesia, inestabilidad postural así como de alteraciones en la marcha, causado por la pérdida de neuronas y deficiencia dopaminérgica. Esta enfermedad representa el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente, situándose por detrás del Alzheimer. Asimismo, está extendida por todo el mundo y afecta tanto al sexo masculino como al femenino, siendo frecuentemente que aparezca a partir del sexto decenio de vida. Sin embargo, además de esta variedad tardía, existe otra versión precoz que se manifiesta en edades inferiores a los cuarenta años.

Aunque los síntomas de la enfermedad ya se encuentran descritos en la antigüedad, Parkinson (1755-1824) fue el primero que unión una serie de síntomas de esta enfermedad publicándolos bajo la denominación de “parálisis agitante”. Años después, Charcot, rebautizó la parálisis agitante como la enfermedad de parkinson, haciendo honor al nombre del autor de la primera definición más exhaustiva de la enfermedad James Parkinson.

b2ap3_thumbnail_parkinson.pngEs un tema de interés para los fisioterapeutas porque es una enfermedad que afecta al sistema nervioso, concretamente al área encargada de coordinar el tono muscular y los movimientos. El tratamiento del Parkinson permite la aplicación de métodos, procedimientos y actuaciones fisioterápicas de reeducación o recuperación funcional dirigidas al mantenimiento y promoción de la salud.

Al ser una enfermedad progresiva e invalidante, el tratamiento debe ser paliativo, sintomático y multidisciplinar. Según la ‘Parkinson Disease Society’, los tres pilares del tratamiento van a ser la farmacología, la rehabilitación (dentro de la cual se encuentran la fisioterapia, la logopedia y la terapia ocupacional) y ocasionalmente la cirugía.

Se han realizado diferentes estudios sobre tratamientos de fisioterapia adecuados para el Parkinson, uno de ellos se recoge en un artículo llamado ‘Eficacia de un programa intensivo y continuado de fisioterapia para la mejoría clínica en pacientes con enfermedad de Parkinson’. Estos estudios han demostrado que a través de sesiones con ejercicios se puede aumentar la capacidad de nuestros pacientes, mejorando aspectos como su bradicinesia y su hipocinesia.

Gracias al tratamiento fisioterápico, algunos estudios han demostrado que los pacientes que sufren Parkinson pueden mejorar en sus funciones diarias y en habilidades para dormir o caminar. Los estudios concluyen que mientras que el masaje da lugar a mejoras medibles en el estado de los pacientes, son ellos mismos quienes afirman que sienten una diferencia tangible en su vida cotidiana ganando, incluso, confianza en sí mismos.

Deja tu comentario