¿Vas a correr? Consejos para el calentamiento inicial

Recomendaciones para calentar los músculos antes de correrCon la llegada del buen tiempo y, con el verano comenzando a vislumbrarse, muchos son los que se animan a practicar un poco de deporte al aire libre. Algunos optan por acudir a un gimnasio para ponerse en forma y perder esos kilos de más que hemos ido acumulando durante el invierno. Sin embargo, y cada vez más, una parte muy importante de personas optan por salir a correr al aire libre. Jardines, grandes avenidas y zonas peatonales se llenan de intrépidos atletas que, con una equipación deportiva y algo de música salen a correr durante unos minutos.

Si te encuentras entre este núcleo de población, no debes olvidar algunos consejos básicos para que los músculos de tus piernas no se resientan y evitar daños durante o después de la jornada. Una correcta sesión de calentamiento permite activar la circulación sanguínea y prepara nuestros músculos para el sobresfuerzo al que va a ser sometido.

El calentamiento es el paso entre una situación normal hacia una actividad deportiva, por ello, debe ser una práctica de aclimatación con un esfuerzo intermedio, por lo que es un proceso intermedio y lento. Existen diferentes formas de calentar, siendo la más básica el comenzar a correr de forma lenta para, progresivamente ir aumentando la intensidad. No es la más ideal, aunque mejor así que empezar a correr directamente.

Lo mejor es preparar nuestras piernas, realizando movimientos circulares de tobillos, rodillas y cadera. A continuación, pasaremos a las piernas. Tumbados en el suelo, levantaremos las piernas y moveremos las extremidades como si estuviéramos una bicicleta. De esta forma activaremos la circulación sanguínea en las piernas. A continuación y de pie, damos un paso al frente agachándonos sin llegar a tocar el suelo, nos levantamos y comenzamos de nuevo.

Un correcto calentamiento implica realizar los ejercicios adecuados sin forzar la postura ni realizar movimientos bruscos para evitar una lesión. Además, una vez que has calentado, comienza a correr poco a poco y, al terminar no olvides estirar bien todos los músculos al finalizar. Unas buenas prácticas básicas preparan tu cuerpo para la actividad física y evitan lesiones futuras.

Deja tu comentario