Historia del Masaje: el Renacimiento

Girolamo Fabrizi d'Acquapendente y el masaje en el renacimientoTras la decadencia general que supuso la Edad Media, el Renacimiento implicó un resurgimiento en todos los aspectos para la sociedad. Artísticamente se vuelve a los cánones de Roma y Grecia en su mayor esplendor, aparece una nueva concepción del hombre y el mundo que derivó en la teoría antropocentrista y, en el ámbito científico, se produjo una enorme cantidad de avances, entre ellos, en la técnica del masaje.

Las referencias más importantes sobre el masaje las hace Antonio Gazio de Pauda, quien publicó en su «Florida Corona» una recopilación de las recomendaciones que hicieron Hipócrates, Galeno y Avicena en el masaje. Sin embargo, también nos encontramos con otros autores de referencia en esta época como Leonard Fuschs (quien incluyó la técnica del masaje en su texto dedicado al movimiento y al descanso; Ambrosio Paré, que repite la clasificación y las indicaciones del masaje según Galeno; Jerónimo Merculiaris, autor del libro más importante del siglo sobre el ejercicio; Timothy Bright, quien enseñó el masaje a los estudiantes de medicina de Inglaterra y Frabricio de Aquapendente, autor del tratado «De motu locali secundum totum».

Fabricio de Aquapendente (en la imagen) ocupó la cátedra de cirugía en Padua. Gracias a sus investigaciones y la disección de animales, estudió la formación del feto, la estructura del estómago, el esófago y el intestino, así como las peculiaridades del ojo, el oído y la laringe. Además fue el descubridor de los pliegues membranosos en el interior de las venas. Fue quien devolvió al masaje la importancia como técnica para las patologías articulares.

Deja tu comentario